El presente Blog reúne distintos conocimientos de Ariosofía, Ocultismo, Runosofía Odinica, Alquimia, Luciferianismo, Sabiduría Hiperbórea, Tantrismo, Hitlerismo Esotérico, Gnosis, etc… todos ellos enfocados hacia la liberación del Espíritu y el despertar de la energía interna de sus Iniciados.

Este Blog recopila distintos documentos encontrados en libros, paginas de la red, intercambio con otras personas que saben sobre el tema y escritos del creador de este espacio, pero he de aclarar, lo subido esta ordenado según el sistema de mi propia visión y aprendizaje.

Loading...

jueves, 14 de octubre de 2010

EL DIOS CREADOR

Fueron varias las sectas , en los primeros siglos de nuestra era, que equipararon la figura del dios creador no a la de un ser bueno y justo, sino a la de un ser malevolo.
Lo equipararon a la figura de un se maligno, varias de ellas. En uno de sus cuentos, Gustavo Adolfo Bécquer nos relata cómo el dios creador Brahma va creando los mundos, como burbujas, y cómo va experimentando con ello, porque a veces le salen bien y a veces no. No es un dios extraordinariamente perfecto sino bastante inepto, pareciera. Hay mundos que le salen mal y tiene que destruirlos. Hay mundos que le salen mejor. Va probando, va ensayando. Va creando a través del ensayo y del error. La biblia dice: “Dijo Dios ´haya luz´, y hubo luz. Y vió Dios que la luz era buena”. ¡Cómo! ¿No lo sabía? ¿No sabía que era algo bueno? Por eso los Gnósticos dicen “estamos ante un creador ignorante de los efectos de su creación”. Igualmente, el dios creador sostiene continuamente que él es el único. No lo dice una vez, lo dice permanentemente, constantemente: “yo soy el único Dios”, “no hay otro Dios más que yo”, “yo, tu Dios, soy el único”, etc. Todos sabemos que cuando alguien repite excesivamente siempre lo mismo es porque no está muy seguro de lo que afirma, por eso necesita reafirmarlo tanto. Se interpretar esto como que el creador sospecha, pues tampoco está demasiado seguro, que hay otro Dios muy por encima de él. Un Dios infinitamente superior a él, mucho más grande, mucho más importante que él, y eso es lo que trata de ocultar al repetir incesantemente “yo soy el único”, “no hay otro Dios fuera de mí"
Claro que toda esta creación está llena de errores, no es perfecta. Y si este mundo es imperfecto, si la materia es imperfecta o si todo lo que existe en el universo es imperfecto, es porque el creador de todo eso es un ser imperfecto, por ejemplo, “lo de los dinosaurios fue estúpido, fue un error, el creador tuvo que anular
todo, extinguir todo eso y comenzar de nuevo otro experimento más, hasta llegar a algo que lo satisfaga”.
A través de los libros sagrados de distintas religiones, según se dice inspirados por el dios creador del universo, se nos relatan hechos, detalles, que lo muestran al dios creador como un ser no muy perfecto y no enteramente bueno. Lo pintan a veces como un dios vengativo, colérico, soberbio, inseguro e indeciso. Un dios que ama los sacrificios Este mundo no es bueno, indudablemente. Los animales tienen que desgarrarse entre sí, destrozarse, para poder comer y sobrevivir. Los seres humanos necesitan engañarse unos a otros en todos los órdenes de la vida, para superarse,
para competir, para sobrevivir mejor. Los animales herbívoros necesitan destrozar plantas, que son seres vivos también. Todo se autodestruye y destruye a los demás constantemente.
Y hay quienes llaman a esto “perfección” o “equilibrio perfecto”. Increíble. Esto es el infierno. No es un sistema perfecto y menos un sistema bueno. Es un sistema en el que cada uno debe destruir a otro para poder sobrevivir. Este es el sistema creado, este es el mundo creado por un “ser superior”: el dios creador o demiurgo.

No hay comentarios: